Diligencia o no dejes para mañana…

Cuando nos encontramos inmersos en muchas actividades, o nuestra agenda se ve saturada, en muchas ocasiones tendemos a ver pequeñas tareas como postergables.  Esto pasa también con los pendientes que nos demandan atención pero que no son de nuestro agrado.
Una de las maneras más fáciles de conseguir que nuestra vida se convierta en un caos es esa, dejando para después aquello que no es urgente, a pesar de ser necesario.
Lo mejor que podemos hacer para evitar que esto pase, es mantenerlas dentro de nuestra lista de actividades diaria y destinarle tiempo que podemos robarle a las grandes tareas para distraer nuestra atención, como si fuera un break.
Otra alternativa es darles su correspondiente tiempo al principio de la jornada, cuando estamos frescos y tenemos mas paciencia.  Una vez terminados los engorrosos trámites y las monótonas tareas repetitivas, podremos dedicar nuestro tiempo y energía a esas maravillosas actividades que nos apasionan y nos motivan a trabajar.
Con esto conseguiremos dedicarle el mayor número de recursos a nuestras labores productivas y creativas y no tendremos esos latosos pendientes que sólo nos atormentan por las noches, cuando de pronto nos acordamos que siguen ahí y el tiempo para hacerlos se agota.
¿Qué opinas? ¿Valdría la pena hacer el intento?

Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.