Negociar sin conflictos

Para muchas personas la palabra negociación es sinónimo de confrontación y competencia.  Nada más lejos de la realidad, ya que no es necesariamente la resolución de un conflicto lo que se debe negociar.  Por el contrario, la negociación debe ser una medida constante en las relaciones humanas y de negocios, que debe realizarse con regularidad para atender de forma armoniosa las pequeñas dificultades que se puedan presentar en la convivencia.

Español: El Re1 debe ubicarse en la casilla fi...

La estrategia de la negociación permite tener relaciones humanas sólidas, duraderas y productivas.

La interacción humana en distintos niveles está en constante fricción, es como si se tratara de una maquinaria en la que las distintas piezas tienen que rozarse en distintas posiciones para poder funcionar adecuadamente.  Como sabemos, la fricción genera calor y desgaste, y por ello es necesario aplicar un lubricante que facilite el roce, disminuyendo la temperatura.

¿Cuál es ese lubricante?  Puede tratarse de cuestiones básicas como mantener siempre una consideración especial para otras personas, cediendo siempre.  Por otro lado, como hacen muchos comúnmente, imponiendo su voluntad a través de la fuerza y la intimidación.  Ambos son los polos opuestos, las caras de la misma moneda, en las que una de las 2 partes tendrá que ceder la iniciativa para mantener la relación “libre” de conflictos.

Como nos podemos imaginar, estas medidas lubricantes de la relación reducen las fricciones, sin embargo, generan presión en la persona que cede, dejan poco espacio para expresarse y para sentirse contribuyentes de la relación.  El desgaste se reduce para una sola parte, mientras que la otra se desgastará aún más.

La mejor alternativa para evitar realmente el desgaste y reducir la presión es negociar constantemente la iniciativa.  Buscar una situación en la que ambas partes se encuentren cómodas y que puedan sentir que contribuyen al crecimiento tanto individual como colectivo dentro de la relación.

Esto, obviamente requiere mucho esfuerzo, ya que es importante considerar que se deberá estar constantemente preguntando, indagando y a veces hasta adivinando las preferencias de la otra parte.  El conocimiento de nuestros socios / parejas / colaboradores nos facilitarán las cosas por lo que es importante saber escuchar, tanto las palabras como los gestos y ademanes para poder establecer relaciones duraderas y contributivas.

¿Qué tanto negocias en tu vida diaria?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.