Cerrar ciclos

En muchas ocasiones tenemos problemas, obstáculos o situaciones ajenas a nosotros que nos impiden terminar nuestros propósitos.  Ya sea que dejan de tener importancia o probablemente no eran lo que nosotros pensábamos, muchas veces nos sentimos tentados a dejar de buscar un objetivo.

 

Ciclos Periódicos no conjunto de Mandelbrot

Debemos elegir nuestras batallas con cuidado, para poder terminar siempre lo que iniciamos y cerrar ciclos.

Nuestras actividades diarias son bastante absorventes en la mayoría de las circunstancias, principalmente si nos sentimos atraídos hacia metas que nos llaman la atención y emprendemos un esfuerzo por alcanzarlas de forma inmediata y sin darles un tiempo considerable para conocer la naturaleza de nuestro deseo.  En muchas de estas oportunidades descubriremos que es tan solo un deseo pasajero, que no despierta tanto nuestra pasión, sino simplemente excita la curiosidad.

 

Es necesario por ello que nos disciplinemos en dos sentidos que mantienen una estrecha relación:

  1. Antes de acometer la empresa de cualquier objetivo, dejar que transcurra un tiempo relativamente justo para entender la naturaleza de nuestro deseo. ¿Se trata de una necesidad temporal o permanente?  ¿Hay alguna alternativa entre lo que actualmente hacemos o algo que pudiera contraponerse? ¿Qué beneficio real obtendré una vez que lo consiga?  Si le damos tiempo de reflexión a nuestras intenciones, podremos conocer su verdadera razón y sabremos si merecen o no nuestra energía y nuestros recursos.  Además, será más gratificante si después del análisis determinamos continuar, pues cumplirá más de una satisfacción y no nos dejará con una sensación de vacío una vez terminada.
  2. Si ya hemos comenzado los esfuerzos y acciones, no detenernos hasta terminar.  Esto además de conseguir que nos sintamos satisfechos por terminar un objetivo, tiene la virtud de fortalecer nuestra autoestima.  El hecho de concluir siempre nos deja una satisfacción y un conocimiento de nuestra propia capacidad para iniciar y terminar, proponernos y alcanzar objetivos.  Finalmente, el hecho de no dejar cabos sueltos, psicológicamente nos mantiene sanos, ya que inconscientemente “sentimos” que algo nos falta cuando vamos dejando metas inconclusas y nos roban energías.

En conclusión, es muy importante que hagamos el hábito de meditar bien nuestras decisiones, utilizando el tiempo que sea necesario y no apresurarlas.  Como dicen comúnmente, elegir nuestras batallas, ya que nuestros recursos se encuentran limitados.  También debemos hacernos al hábito de concluir lo iniciado, de cerrar los ciclos para vivir tranquilos y al mismo tiempo reforzar nuestra confianza en que somos capaces de alcancar los objetivos que nos proponemos.

Me encantará conocer tu opinión, no dudes en dejarme tus comentarios.

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.