Las revisiones cotidianas

Cuando nos entrampamos en la actividad y el día a día, muchas veces nos cuesta trabajo observar los avances y de pronto nos sentimos desanimados.
Cuando el ímpetu inicial se disipa y sólo nos quedamos con nuestra mente juguetona y los esfuerzos, es común que el desánimo nos invada.
Para evitar eso, el mejor tónico es realizar revisiones de vez en cuando.  Verificar avances constantemente nos permite visualizar los defectos y desvíos que vamos teniendo con respecto a la ruta original de nuestro objetivo, pero además nos deja ver los pequeños grandes avances.  Son pequeños porque deben darse en un lapso relativamente corto, pero grandes porque al sumarse nos traen la visión cada vez más clara de nuestras metas.
¿Cada cuándo haces revisiones de tus avances?

Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.