Nuestros defectos nos limitan o nos impulsan

De igual forma que uno puede pensar que no conseguir un objetivo es un rotundo fracaso o un aliciente para esforzarnos y aprender más, también existe un factor interno que tiene esta doble naturaleza: nuestros defectos.   La forma en la que reaccionamos ante la adversidad, por ejemplo, puede ser considerada como un defecto, si…