Poner límites a los demás

Cuando alguien hace un comentario que nos desagrada, podemos sentir que si lo decimos nos presentaremos como personas débiles y que no podemos convivir con la mayoría de la gente.  Pero hay ocasiones en las que permitirle a alguien (especialmente las mujeres) que nos insulte o nos agreda, no es una cuestión de ser agradable, sino todo lo contrario.

METROPOLIS, IL - MAY 05:  A stop sign is nearl...

No respetar los límites nos crea confusión y tristeza, dañando nuestra autoestima.

Si alguien nos insulta, nos grita o trata de intimidarnos de alguna forma, probablemente sea porque tiene algo que ocultar, como algún sentimiento de inferioridad, o tal vez demasiada presión.  Eso no nos obliga a tolerar una falta de respeto, al contrario.

La mejor forma de evitar que la gente nos convierta en su receptor de frustraciones es poner límites y no permitir que la gente a nuestro alrededor los traspase.  Esto lleva 4 sencillos pasos, en  los que lo más importante es que siempre mantengamos un tono enérgico pero neutro, sin gritar ni susurrar, sin exaltarnos ni sobajarnos.  Los 4 pasos son los siguientes:

1. Hacer notar a nuestro interlocutor que se está excediendo del límite.  Preguntarle ¿Te das cuenta que me estás gritando? o comentar: Ese comentario me resulta ofensivo.

2. Pedir que deje de hacerlo.  Indicarle: Te pido por favor que no sigas o Te rogaría que dejes de hacerlo.

3. Insistir.  Si después de pedirle que no lo haga, continúa con su actitud, es necesario insistir utilizando palabras como repito o insisto.

4. Irse.  Cuando el interlocutor no cesa en su afán por herirnos (evidentemente ya es una situación personal), no tenemos nada que tratar con él, por lo que es el momento de abandonar el lugar y no continuar con la actividad.

En forma general, difícilmente llegaremos al segundo paso, ya que la gente por lo general hace cosas ofensivas sin pensarlo, y cuando se los hacemos ver, cambian su comportamiento, pues quedan evidenciados y además, sienten que estamos exponiendo aquello que tratan de ocultar.

Una vez que los límites son claros, la gente los respetará y con ello no tendremos la necesidad de escuchar o ser víctimas de comentarios ofensivos y nuestra autoestima será mucho mejor.

¿Permites insultos para sentir que formas parte de un grupo o de un equipo?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.