El truco es: simplificar y delegar

Muchos pensamos que tener una agenda llena de actividades nos hace más productivos.  Esto aparece porque nunca tenemos tiempo para agregar cosas nuevas a nuestra agenda, siempre estamos bajo la tensión y el cansancio propios de quien hace mucho.  Pero esto no necesariamente se traduce en muchos resultados, ya que en muchas ocasiones desperdiciamos mucho…