Hablando se entiende la gente

Cuando tenemos una necesidad, empezamos a tener opciones.  Una de ellas es la de esperar a que los demás noten esa necesidad y pro activamente se tomen la molestia de tratar de satisfacerla para nosotros.  Otra de las opciones es expresarla y pedir la ayuda de aquellos que tienen lo que requerimos para satisfacerla.

Aunque la segunda opción parece ser la más lógica, por lo general optamos por la primera.  Esto sucede por varias razones, entre las cuales están: porque son seres queridos y cercanos, y nos sentimos con el derecho a que ellos estén pendientes de nosotros como nosotros estamos pendientes de ellos.  Esperamos reciprocidad independientemente de lo que nosotros demos.  La otra razón es porque no sentimos que tengamos derecho a lo que debemos pedir, es decir, no nos sentimos merecedores de pedir, y por lo tanto, nos será negado.  Si en ambos casos forzamos las cosas para que sea el otro quien ofrezca esta ayuda, entonces sentimos que vale más, que nos lo merecemos porque a criterio de la otra persona fue ofrecido y que no es responsabilidad nuestra si no es aprovechado, pues nosotros no lo solicitamos.

otra piel re-tomada

Todas estas suposiciones son erróneas.  Nunca debemos dar por sentado que no merecemos algo, y tampoco debemos suponer que nuestros seres queridos están atentos a lo que a nosotros nos parece importante.  Todos tenemos necesidades y una forma de mantener relaciones sanas es precisamente la de expresar abiertamente lo que queremos.

No encuentro nada de malo en pedirle a nuestra pareja que cada X tiempo nos diga que nos ama, o tal vez que nos abrace como a nosotros nos gusta.  Muchas de las relaciones de pareja se enfrían porque una parte espera que la otra entienda cómo le gusta que le manifieste su amor, pero nunca lo menciona.

Tampoco creo que sea malo pedir ayuda en una situación difícil.  Puede ser que nosotros hayamos negado esa ayuda en otro momento, pero no por eso no es posible negociar.  Una vez que hemos reconocido nuestro error, podemos expresarlo y ofrecer algo a cambio del apoyo que esperamos recibir.

Las necesidades no solamente son las básicas como alimentos, cobijo o un salario justo.  Pueden ser cosas tan simples como el poder externar una opinión constructiva, o tener un poco de independencia en el trabajo.  Ser reconocido eventualmente cuando las cosas van bien, es importante para mantener arriba nuestra autoestima.

¿Qué tan seguido manifiestas lo que quieres? ¿Qué tanto obtienes cuando esperas a que los demás te satisfagan sin pedirlo?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.