La postura ayuda al estado de ánimo

No es difícil en ocasiones que nuestro estado de ánimo no sea el ideal para realizar determinadas actividades.  Puede ser que nos sintamos algo “apagados” por una mala noche, tal vez alguna situación incómoda en la que quedamos mal con alguien o simplemente, no nos sentimos al 100%.

Conforme pasa el día, nos vamos sintiendo de distintas maneras: si las cosas funcionan bien, entonces nos sentimos fuertes, poderosos y con la mejor disposición para acometer cualquier reto que se nos presente; en cambio, si las cosas no van de acuerdo al plan, comenzamos a tener dudas sobre nuestra capacidad, emprendemos con reservas y probablemente prefiramos dejar las cosas difíciles para otro momento más “oportuno”.

Bad Mood Today?

Pero increíblemente tenemos una extraordinaria herramienta para conseguir que esta situación cambie dramáticamente: adoptar una postura física “triunfadora”.  Observemos: cuando nos sentimos bien, sonreímos, nos enderezamos, llevamos la frente en alto y hasta abrimos más los ojos para percibir mejor lo que necesitamos ver; por el contrario, si nos sentimos “apachurrados”, llevamos los hombros caídos, la cara agachada, los ojos tristes y medio cerrados y un gesto sombrío.

Esto le está diciendo a nuestro cerebro cómo nos sentimos, y el cerebro adopta entonces la actitud propia.  Así que si, aunque nos estemos sintiendo tristes adoptamos la postura del alegre, entonces nuestro cuerpo le pide al cerebro que tome también esta actitud.  Resultado, el malestar se va y empezamos a cambiar nuestro día.

Si, así de fácil.  ¡Haz la prueba!  Identifica tu postura actual y tu estado anímico.  Ahora adopta una postura sombría, con los hombros y cabeza hacia abajo.  ¿Qué pensamientos empiezas a tener? Otra vez, cambia tu postura, endereza la espalda y echa los hombros hacia atrás, levanta la mirada y esboza una ligera sonrisa.  ¿Qué pensamientos estás teniendo ahora?

Como te puedes dar cuenta (si no forzaste demasiado el experimento), con sólo modificar la postura pudiste comenzar a cambiar tu forma de pensar.  Si esto lo mantienes durante un rato, ¿cómo crees que va a estar tu día?

La actitud que asumimos para enfrentar la cotidianeidad y la rutina determinará el rumbo que tomará nuestro día, si le ayudamos manteniendo una postura triunfadora, entonces el día será muy bueno.  ¡Para ser torero hay que parecerlo!

¿Qué postura tienes en este momento? ¿Qué pensamientos quieres tener cuando empieces tu siguiente actividad?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.