En el estira y afloja

Cuando las cosas no salen bien, sentimos que nada nos puede fallar, pero cuando andamos de malas, ni esforzándonos al triple conseguimos algo bueno. ¿Porqué será? Ya habíamos comentado que la vida es como un columpio, a veces vamos hacia adelante y otras hacia atrás, a veces subimos, y otras bajamos, siempre en orden alterno. Las relaciones humanas no son distintas, y uno como líder debe aprender que no siempre se puede aplicar el rigor, pero tampoco podemos ser “buena onda” todo el tiempo. Siempre hay momentos para aplicar uno u otro extremo de la fuerza y el arte consiste precisamente en comprender o, si me lo permites, intuir el momento que se vive. Sabiendo en qué momento está una tarea, o tal vez todo un proyecto, nos encontramos en condiciones de ejercitar la fuerza o la paciencia y con ello lograremos los mejores resultados que nos propongamos. Si somos muy rigurosos todo el tiempo seremos tiranos, y si somos benevolentes seremos ignorados. ¿Pero por qué hablo de ser líder? Para conseguir nuestras metas debemos aprender a dirigir gente, a convencer y a delegar tareas, lo que nos convierte tácitamente en líderes, por lo que es mejor estar bien preparados. ¿Qué actitud tomas cuando pides ayuda? ¿Y qué actitud cuando pagas por recibir ayuda o un producto?

Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.