No hay tal cosa como intentar

“Do or do not, there is no try” — Master Yoda

Cuando nos sentimos impotentes, o simplemente no tenemos ganas de hacer algo, decimos que lo intentaremos con la finalidad de no cerrar del todo la posibilidad.  Con esto, nos aseguramos de dejar claro que si algo requiere un esfuerzo extra a lo que estamos dispuestos a hacer, esto no será posible.

De alguna forma es una especie de puerta trasera que nos evita una responsabilidad mayor si algo no sale como lo estamos planeando, o como nos lo están pidiendo.  Y sin embargo, también tiene el inconveniente de que se puede tornar en contra nuestra.

Si nos encontramos ante una situación que consideramos como difícil, o tal vez que requiera algo de esfuerzo adicional de nuestra parte, entonces nos daremos la misma respuesta que damos a los demás: voy a intentarlo.  Y cuando hacemos esto en realidad lo que estamos haciendo es limitar inmediatamente nuestra energía para no dedicarle más de lo que consideramos nuestra capacidad.

¿Cuál será el resultado?  Lo más probable es que inconscientemente estaremos limitándonos antes de iniciar nuestra aventura, y por consiguiente, cuando nos sintamos frenados por alguna circunstancia, abandonaremos sin buscar alternativas adicionales.

Si esto nos sucede esporádicamente, debido a que nuestra energía está repartida en varios objetivos, y uno de los menores debe ser relegado, no hay problema, pero tiene el inconveniente de que esto se puede convertir en un hábito.  Intentar y abandonar puede resultar en una práctica recurrente que se torne en un problema si hace que en lugar de hacer, intentemos todo.

Maestro Yoda

“Hazlo o no lo hagas, no existe intentar”

Por ello, debemos erradicar de nosotros y nuestras prácticas el intento, ya que corremos el grave riesgo de sustituir nuestros objetivos por intentos.  En lugar de ello, nos conviene hacer esfuerzo sólo para aquellas cosas que realmente vamos a concluir, cueste lo que cueste.  Esto lo podremos identificar cuando veamos la pasión que nos provoca imaginarlas hechas o en proceso, así como la poca o mucha satisfacción que nos traerán una vez terminadas.

Por otro lado, es importante que ante los demás, seamos respetuosos de nuestra palabra, que seamos capaces de cumplir aquello a lo que nos comprometamos, y que definitivamente digamos NO a aquello a lo que no nos podemos o nonos  queremos comprometer, en lugar de dar falsas expectativas diciendo ‘lo intentaré’.  Eso nos hará más confiables ante los demás, quienes sabrán qué esperar de nosotros.

Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.