Yo soy responsable de mí y sólo de mí

Nuestra interacción con los demás, nuestros amigos, familia o conocidos, en ocasiones nos lleva a tener intercambio de situaciones personales.  A veces la gente nos tiene confianza y nos cuenta sus problemas, e incluso, nos hace parte de ellos.

Es común que, por empatía, nos sintamos responsables en ocasiones de ayudarles a encontrar una solución.  Es entonces cuando comenzamos a tener conflictos, ya que al ofrecer nosotros nuestra ayuda, es probable que ellos no la acepten totalmente, es decir, que acepten una parte o nada.

Por lo general, esto nos provoca una sensación de impotencia y descontrol que nos provoca un enojo que queremos descargar en ellos.  ¿Porqué me involucra si luego no me va a hacer caso? ¿Cómo quiere que le ayude si no hace lo que le aconsejo?

Desgraciadamente, nosotros no somos responsables de sus problemas, y por lo tanto, tampoco de sus soluciones.  La gente a veces se hace dependiente de la ayuda de los demás, pero sólo cuando esto les conviene.  En cuanto las cosas no les funcionan a conveniencia, entonces se separan, dejan de escuchar y de hacer lo que nosotros consideramos necesario.

La mejor forma de evitar que esto nos pase es mantenernos alerta siempre, y recordar que nadie puede hacer lo necesario para solucionar sus problemas, más que la misma persona.

NovioPerfecto

Una relación no debe basarse en la dependencia, sino en el crecimiento como individuos y pareja. (Photo credit: Wikipedia)

Y en el mismo sentido, nosotros sólo somos responsables de solucionar nuestros problemas, no debemos permitir nunca que alguien más nos los solucione.  Porque entonces vienen relaciones de dependencia que nos envuelven en situaciones negativas.  ¿Para qué quiero estar con alguien que siempre necesita que yo le resuelva sus problemas?  ¿Porqué tengo que estar con alguien para resolver mis problemas?

Si lo pensamos fríamente  una relación personal, ya sea de amor, amistad o negocios, no funcionará positivamente mientras no se haga responsable cada parte de su propia necesidad y la resuelva.  El crecimiento se da en función de que todos los engranes de una maquinaria viva hagan lo que tienen que hacer, y no dependan de que otra parte lo haga.

Por eso, debemos siempre recordar, que nadie tiene el poder de hacernos enojar, mas que nosotros mismos, y nadie tiene el poder de hacernos felices, más que nosotros.  “Yo soy el único responsable de mí mismo, nadie más”.

¿Qué problemas tienes y cómo los resuelves? ¿Dependes de alguien para ser feliz?

Enhanced by Zemanta

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .