Los cambios y la resistencia

Lo único permanente en este universo es el cambio.  Todo lo que somos, tenemos o deseamos está en constante cambio, me gusta pensar que ese cambio es evolución.

Recuerdo que cuando era niño la vida la visualizaba de una determinada forma.  Lo más importante para mí era el juego, los amigos y evitar tener problemas con mis papás.  Después crecí, y conmigo crecieron mis problemas.  Conforme iba conociendo mas gente iba conociendo también nuevas actividades, y en la gran mayoría de ellas, necesitaba algo que por lo común no se puede evitar, el dinero.  Entonces tuve que empezar a buscar formas de conseguir el dinero que requería para formar parte de un círculo de amigos.

Changing Time

Tiempo de cambiar (Photo credit: Joe Shlabotnik)

Y así se fueron dando las cosas, cada vez era mayor mi deseo, y cada vez fue mayor mi ansiedad por tener lo que veía de los demás.  Y todo esto por un cambio paulatino pero continuo.

Ahora que he crecido, quiero muchas cosas todavía, pero ya no sufro por no poderlas poseer de inmediato.  Las cosas son así, y aunque de ninguna forma me conformaré, entiendo que estoy en un punto A, quiero llegar a un punto B, y eso requiere de trabajo y paciencia.

¿Qué es lo que en realidad nos produce stress?  El desear las cosas de forma instantánea, sin tener que realizar ningún esfuerzo (no me gusta utilizar aquí el término ‘sacrificio’, porque es algo que no utilizo para mis metas) o sin tener que invertir recursos.  ¿Porqué?  Simplemente porque no entendemos cuál es el estado actual de las cosas y cómo esto irá cambiando en función de nuestras acciones.

¿Quieres viajar por el mundo y eso te hace infeliz?  Lo primero que debes reconocer es que en el momento actual de tu deseo no es posible, porque seguramente te faltan recursos y seguramente tus responsabilidades no te lo permiten.

Ya que aceptamos que nuestra situación no permite alcanzar nuestro anhelo, ahora es tiempo de trabajar e invertir para conseguir que el cambio (que de todas formas se dará), fluya hacia donde nosotros lo queremos.  En el caso del ejemplo, hay que empezar a conseguir los recursos, principalmente el monetario, y al mismo tiempo empezar a deshacernos de algunas responsabilidades que se contraponen a nuestro deseo.

Es muy probable que algo que nos ilusiona, nos ilusiona mucho de momento, tal vez porque tenemos la edad para hacerlo, aunque no los medios.  Es aquí donde entra la paciencia y nuestra sabiduría para tener ahorros.  Que no podamos hacer algo en el momento en el que pensamos que más lo disfrutaremos no nos impide hacerlo posteriormente y disfrutarlo igual o más.  Lo que sí es importante es que para poder aprovechar futuras oportunidades, tengamos siempre una reserva de recursos (tanto tiempo como dinero), para estar en las mejores condiciones y no volver a pasar por este mismo proceso.

¿Qué deseos tienes que te entristecen? ¿Cómo te preparas para un mejor futuro libre de stress e insatisfacción?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.