Nuestros cuerpos también se comunican

¿Nunca te ha pasado que aunque estás hablando con una persona no le crees por algo?  Bien, una de las razones por las que no le crees a alguien es precisamente por la actitud y la postura que adopta cuando afirma algo.

body language

¿Qué pasa cuando alguien afirma algo serio, pero su sonrisa está completamente fuera de contexto?  ¿Cómo puede alguien decirnos que nos tiene confianza mientras tiene sus brazos cruzados y la barbilla levantada?

En realidad podemos comunicarnos con mucho más que sólo nuestra boca y las palabras.  También podemos comunicarnos utilizando posturas, gestos y hasta ademanes.  ¿Cómo es nuestro abrazo cuando se lo damos a uno de nuestros más queridos? ¿Será igual que a alguien con quien recientemente tuvimos una dificultad? ¿Cómo sentimos el apretón de manos de una persona a quien recién estamos conociendo? ¿Es igual al de un gran amigo?

Ya antes hemos hablado acerca de cómo nuestra postura influye en los pensamientos que podemos tener y la retroalimentación que nos damos, pero, ese no es el único canal de comunicación, ya que nuestro cuerpo también transmite nuestras emociones y pensamientos, y puede incluso, delatarnos o reafirmar lo que decimos.

Si cuando nos encontramos hablando con alguien, sus manos, brazos o piernas se cruzan, sucede que esta persona se siente insegura y se protege.  También si inconscientemente coloca sus manos sobre su zona genital nos está indicando que se siente desprotegida.

Cuando nos ponemos en contacto con nuestro interior y la forma en la que nos sentimos, miramos hacia abajo, si miramos hacia arriba y a la derecha, estamos recordando, y si miramos arriba y a la izquierda estamos  mintiendo.  Si miramos hacia los lados, estamos escuchando atentamente.

¿Para qué nos sirve saber esto? Principalmente para saber qué nivel de comunicación estamos logrando con nuestros interlocutores.  Si estamos en una negociación, y nuestra contraparte tiene brazos y manos cruzadas frente a él, y constantemente mira hacia la izquierda, podemos saber con un alto grado de certeza que no estamos progresando, y por el contrario, nos encontramos en una etapa de rechazo.

También en el apretón de manos podemos enviar mensajes, ya que si cuando extendemos la mano lo hacemos con la palma hacia arriba, le estamos indicando a la otra parte que estamos entregados a su voluntad, si al contrario, la extendemos con la palma hacia abajo, le estamos pidiendo que se someta.  Y ya en el apretón mismo, si tenemos la palma hacia arriba, y la invertimos, le estamos enviando el mensaje de que no estamos dispuestos a someternos a su voluntad.  Si la otra persona se resiste, entonces sabremos que tampoco está dispuesta a ceder.

Como es posible apreciar, nuestro cuerpo habla mucho más de lo que podemos imaginar, y si sabemos leer sus mensajes, tendremos ventajas en las negociaciones y en nuestra comunicación con los demás y con nosotros mismos.

¿Qué actitudes adoptas con las personas que amas? ¿Cómo se acomoda tu cuerpo? ¿Y qué hay de aquellos que no te agradan?

 

Enhanced by Zemanta

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .