¿Hacer o no hacer dieta?

Como cada año, a muchos de nosotros nos molesta bastante nuestra figura, que generalmente aumentó por las fiestas.

Lo más sencillo y que nos resulta más práctico es iniciar una “dieta” restringida en cierto tipo de alimentos.  Algunos acuden con un nutricionista para que les aconseje la mejor forma de comer.  Otros, con algo más de valor se inventan sus propias dietas y finalmente estamos los que nos volvemos locos y queremos hacer todo el ejercicio del mundo.

También los hay que se sientan a ver la televisión y encuentran los infomerciales, esos  maravillosos miniprogramas o maxicomerciales en los que en primer lugar, nos hacen sentir que estamos muy mal, que somos exactamente lo que no queremos, y peor, ¡lo que nadie quiere!  Nos dicen que estamos en la peor situación, porque nadie nos aceptará como somos, y que cualquier cosa que hagamos no tendrá el mejor beneficio hasta que no tengamos una figura “encantadora”.

Luego, nos comienzan a “informar” acerca de su producto y los 30,000 estudios que se han realizado en distintas partes del mundo y de cómo los famosos han logrado bajar de peso sin mover un músculo.  ¡Realmente sus efectos son sorprendentes!  ¡Nunca había sido tan fácil perder peso!

Esencias maravillosas

Esencias maravillosas (Photo credit: Wikipedia)

Sólo puedo decir: ¡Mucho cuidado!  Estos productos milagrosos no son para nada efectivos, las píldoras, tés y otros ingeribles, sólo provocan diarreas y malestares que descompensan el organismo.  Y los aparatos para hacer ejercicio o mover el cuerpo en realidad no están activando nuestro metabolismo, sólo nos hacen esforzarnos ligeramente o en una zona específica del cuerpo.

Después de mucho tiempo de haber caído en todos los engaños de la TV, de haber acudido a tratamientos de nutrición y de haberme extenuado durante un par de sesiones de arduo ejercicio, creo que he descubierto un par de fallas en la forma de pensar:

1. Si estamos enojados o molestos con nuestro cuerpo, sentimos resentimiento o simplemente no hay comodidad, nuestro cuerpo no bajará de peso.  ¿Porqué?  Porque estamos negando una realidad.  Castigar al cuerpo no es la solución, ya que la evolución ha desarrollado mecanismos de protección y preservación de la vida que funcionan precisamente cuando le hacemos algún tipo de daño como los que mencioné previamente.

2. Modificar temporalmente nuestra forma de vivir no logrará que el próximo año nos sintamos mejor, para ello hay que hacer cambios, de preferencia suaves pero constantes.

Por eso propongo lo siguiente: en lugar de buscar la dieta mágica perfecta o EL ejercicio drástico, modifiquemos nuestra vida, hagamos algo por nuestro bello y útil cuerpo.

Aceptemos la realidad: ESTAMOS GORDOS.  Esto no quiere decir que seamos conformistas y ya, sino que a partir de esta realidad, aceptemos que le hemos hecho daño a nuestro cuerpo, y que ahora, como si estuviera enfermo, debemos sanarlo, con cuidados, ternura y mucha atención.

Estos cuidados no son milagrosos, y si tardamos meses o años en engordar, tardaremos un tiempo similar para adelgazar.  No esperemos un cambio drástico ni súbito.  También, si gastamos bastante para engordar comprando golosinas, comida chatarra, etc., gastemos bastante para adelgazar, consumiendo platillos sanos que no se encuentran en las máquinas de golosinas, en las tienditas de la esquina ni cosas así.  Buscar la comida indicada nos tomará tiempo y algo de esfuerzo.

Finalmente, activémonos para que nuestro cuerpo consuma lo que nosotros le damos, y lo que ya tiene almacenado.  En lugar de usar el auto todos los días, ¿podrías ir a tus actividades de un día en transporte público y caminar un poco? ¿Porqué no dar un paseo a la hora de la comida o antes de la cena?  No hablo de pasar horas enteras metidos en un gimnasio, o larguísimas carreras en un parque, sino algo agradable, que no nos agote en 10 minutos, pero que nos permita mover un poco el esqueleto.

Me estoy extendiendo mucho, pero creo que vale la pena poner aquí algunos tips:

1. No consumir azúcar.  Evitar sobre todo la golosina a media mañana o media tarde, cuando el ocio nos orilla a sentir la necesidad de poner algo en nuestra boca.  Casi siempre lo que encontramos a mano es algo azucarado, que no contiene ningún nutriente y sí una cantidad enorme de azúcares y carbohidratos QUE NO NOS AYUDAN.  En lugar de ello, tengamos una fruta, y si no la hay, mejor caminemos hasta donde la podamos conseguir, que sería todavía mejor.

2. Sustituir los carbohidratos por vegetales y carnes magras.  En las comidas por lo general incluímos arroz, pasta, pan o tortillas (en México, por ejemplo).  Si comemos todos estos elementos en la misma comida, estamos ingiriendo nutrientes de más.  En lugar de eso, podemos incluir una ensalada con aguacate (es muy bueno y nutritivo), y en lugar de aderezos, podemos ponerle vinagreta o aceite de oliva.  También comer pescado es mejor que comer carne de res o cerdo, por el contenido de grasa animal.  Comer semillas también ayuda mucho a adelgazar.

3. Comer 5 ó 6 veces al día.  En cantidades podríamos considerar las mismas, pero la distribución distinta, es decir, en lugar de comer mucho durante la comida o la cena, distribuir esas porciones en 3 ó 4 tiempos.  Podemos desayunar, almorzar, comer, merendar y cenar porciones pequeñas.

4. Aumentar la actividad física.  He visto que se recomienda hacer 30 minutos diarios de ejercicio.  Creo que si logramos empezar por aumentar 5 minutos diarios de caminata a nuestra rutina, poco a poco iremos mejorando.  Después de un tiempo pasar a 10 minutos, y en forma progresiva hacer de esta actividad parte de nuestra vida.  Si ya estamos en ello y queremos aumentar más, he visto que hacer ejercicios con el peso de nuestro cuerpo es bastante benéfico y nada caro.  Hay páginas como http://www.hundredpushups.com en donde nos guían en un programa de 6 semanas para llegar a hacer, en una sola serie, 100 lagartijas.  También hay para sentadillas, abdominales y barras o dominadas.  (Yo estoy en la tercera semana de lagartijas y abdominales, y ¡de verdad funciona!)

Finalmente, de lo que se trata es de que dejemos atrás los hábitos de los gordos, y nos centremos en tener una vida sana, consintiendo verdaderamente esa perfecta máquina que es nuestro cuerpo.

Si te gusta este mensaje, compártelo con tus amigos, para que también ellos lo disfruten.

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.