Nosotros y la crítica

Cuando somos criticados, por lo general tendemos a evaluarnos en función de lo que nos dicen: si nos dicen que somos grandiosos, nos consideramos grandiosos, pero cuando nos dicen que somos muy malos, entonces nos evaluamos en esa condición.

Lo mismo pasa cuando somos nosotros quienes criticamos.  Por lo común, buscamos las cosas malas o que no nos gustan, y en base a ellas es que damos nuestra opinión.  Esto internamente nos hace sentirnos mejor, ya que si nos comparamos contra todos estos “defectos” que estamos señalando, entonces pensamos que el otro tiene cosas que mejorar que nosotros aparentemente ya hemos dejado atrás o que no nos afectan.

La verdad de esto es que es un círculo vicioso, en primer lugar, porque lo que a nosotros nos resalta de otras personas no es mas que un reflejo de aquello que “vemos” de nosotros.  Si por ejemplo, nos interesa mucho el tema de nuestra figura, nos fijamos mucho en la figura de los demás y esto hace que critiquemos a los que no son tan “agraciados” y envidiemos a los que sí lo son.  Pero pasamos por alto características que no se encuentran dentro de nuestra visión, como si son buenos deportistas o si simplemente su inteligencia es superior a la media.

Como podemos imaginar, este tipo de pensamientos nos hacen ver sólo aquello que nos hace sentir mejor y difícilmente podemos dar opiniones en otro sentido.  ¿Porqué criticar sólo aquello que nos interesa a nosotros?

Lo mejor de todo es no criticar, especialmente si nadie nos ha pedido nuestra opinión.  En caso de ser absolutamente necesario, considero muy sano exponer aquellas características positivas que pueden no ser tan trascendentes pero que sí marcan una diferencia.

English: Hand with finger pointing. Français :...

Señalar lo bueno nos hace esforzarnos por ser mejores.  (Photo credit: Wikipedia)

¿No sería muy bueno enlistar del trabajo de otra persona aquello que nos parece distinto y que le da un valor único? ¿Porqué resaltar sólo aquello negativo habiendo tantas cosas positivas?  Los defectos se pueden corregir, no sólo a través de la sustitución de esas cosas malas, sino también resaltando las cosas buenas.

Finalmente, creo que es siempre necesario hablar con la verdad, no exagerar ni lo malo ni lo bueno, anteponiendo siempre nuestra honestidad.  Eso hará que cuando tengamos que decir lo malo, sea sólo con un carácter constructivo y predominando la ecuanimidad.

¿Qué tanto criticas de los demás? ¿Cómo expones tus críticas?

Enhanced by Zemanta

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .