La cultura de la previsión

Ayer y hoy recordamos en mi país un suceso terrible que nos marcó como sociedad, un terremoto que derrumbó una gran cantidad de edificios en la ciudad de México y que segó la vida de miles de personas y marcó las de todos los demás.

Y justo ahora vivimos una nueva tragedia por los efectos de dos tormentas tropicales, Ingrid y Manuel, que impactaron nuestro territorio simultáneamente causando tremendas inundaciones, deslaves, y desbordamiento de ríos.

Lo primero que viene a mi mente son las escenas de todo lo que vivimos minutos después del terremoto, comenzando por la angustia y preocupación, pues el sismo fue sumamente intenso y su duración extensa.  Al salir de la escuela, las noticias fueron espantosas, hospitales y unidades habitacionales completas en ruinas, muchos desaparecidos y desgracias por doquier.

1906 Earthquake

Terremoto (Photo credit: Wikipedia)

A 28 años de aquella tragedia, y con otra en proceso, me pregunto: ¿cómo me preparo para las desgracias?

Como sociedad aprendimos una lección… pero como individuos ¿estamos listos?

Entonces pienso en las situaciones que quisiera evitar ante todo:

  • Quedarme sin trabajo
  • Perder la salud o sufrir un costoso accidente
  • Perder mi hogar
  • Adquirir una deuda muy grande

Estos riesgos existen siempre, y hay muchos factores para que cualquiera de ellos se de.  Como nos enseñó un fenómeno natural, en cualquier momento se puede presentar un imprevisto o accidente que cambie radicalmente nuestra vida y que nos obligue a modificar nuestra forma de ser y actuar.

Por ello, hay que revisar constantemente estos riesgos, y tener algún tipo de plan de acción para no quedarnos desprovistos en el caso de una contrariedad.

Por eso es siempre aconsejable tener un ahorro para sobrevivir al menos 3 meses sin un ingreso (los expertos indican que al menos deben ser 3 meses de un sueldo promedio), contar con seguros de vida, gastos médicos, automóviles y de propiedad, de tal forma que en el caso de un accidente o un siniestro, contemos con protección y sobre todo, con una forma de responder.

Con nuestras metas debemos también tener algún tipo de plan de (re)acción.  ¿Cuáles son los riesgos que corre el objetivo? ¿Puedo eliminar ese riesgo o al menos mitigarlo? ¿Requiere algún tipo de inversión anticipada o ahorro?

Como vemos, siempre estamos expuestos a situaciones ajenas a nuestro control, ya sean naturales, sociales o incluso personales, y por eso es importante siempre tener elementos que nos permitan responder ante las cosas que no podemos anticipar.

¿Cómo te previenes cuando persigues tus objetivos? ¿Tienes un plan de recuperación?

Enhanced by Zemanta
Anuncios

2 comentarios en “La cultura de la previsión

  1. Hola amigo. En realidad mi personalidad tiene como característica constante “el control”. Así que cuento con 3 seguros de vida, gastos médicos, seguro de hogar, de autos, etc, etc, etc. Y pienso que es correcto estar respaldado. Sin embargo he aprendido que el control es solo una fantasía. Cuando me pienso cubierto en todos los aspectos, con humildad debo de aceptar que “…si quiero hacer reír a Dios, solo debo contarle mis planes”. A mi parecer, el único modo de estar verdaderamente preparado para una perdida importante en nuestras vidas es vivir como si cada instante fuera el último, como si cada vez que sale uno al emparrillado fuera a ser la última vez que uno puede tener esa descarga de adrenalina en el kick off, ese olor a pasto cuando uno esta haciendo los estiramientos previos, e incluso así vamos a llorar. En lo material, es bueno estar respaldado por seguros, fondos e inversiones, pero eso si, sin vivir para ellos, o dicho de otra manera, sin sufrir por ellos. Saludos Ivan.

    Me gusta

    • ¡Hola Romel!

      Gracias por tu aportación, es bastante interesante que se presenten en un mismo post ambos extremos.

      Como bien dices, el exceso de la previsión nos deriva al control, y como también atinadamente calificas, el control no es más que una ilusión.

      Justamente escribí acerca de eso hace algunos meses, de cómo el “perder el control” nos provoca ansiedad:
      https://exitoparatuvida.wordpress.com/2012/08/17/la-ilusion-del-control/

      Me parece que la conclusión a la que podemos llegar es que lo que mejor nos facilitará la vida es identificar aquellas cosas que podemos controlar de nuestra vida y nuestras metas, y las que no, evitar el intento.

      Me gusta

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.