Cambiando hábitos: Fiel a mis principios

La verdad es que cuando las cosas se tornan difíciles, la flexibilidad es una de las habilidades que más nos conviene tener a mano.  Si somos rígidos, la solución a nuestro problema será lejana o por lo menos, tendrá una forma que no necesariamente embonará en el tema y probablemente nos impedirá dar salida decorosa…