Cambiando hábitos: desear o no desear lo mejor

Es clásico que al no lograr nuestros objetivos en el primer intento, haya gente con muy buenas intenciones que nos diga: “no es posible lograr lo que te proponías, no te culpes”, o tal vez “no eres perfecto, alguna vez tenías que fallar”.

 

Mammoth Basketball hoop, basketball, Lifetime ...

Una meta alta y lejana (Photo credit: Wikipedia)

La verdad es que fallar es parte de vivir, y por eso es sumamente importante no permitir que una falla, que no un fracaso, nos haga aspirar a menos de lo que habíamos aspirado al principio.  Si en algún momento hemos tenido fallas, es probable que estas sean debidas a errores que cometimos tanto en la planeación como en la ejecución.  Posiblemente no teníamos los elementos suficientes para lograr el objetivo porque era muy alto.  Pudiera ser tal vez que un factor externo que no se podía prevenir haya influido en el resultado final.

 

Es verdad que son demasiadas cosas, y que también son demasiado altas las expectativas que a veces nos proponemos, y eso es algo bueno.  En primer lugar, si apuntamos a la luna, seguramente al fallar habremos llegado muy lejos, y el resultado sea también muy satisfactorio si le damos la oportunidad.  No debemos de quedarnos con la idea de que no llegar al punto esperado es malo, de hecho, podemos pensar que es sólo el primer paso, que ahora tenemos más experiencia y capacidad para poder dar un segundo y mejor paso que o nos acerque o nos lleve a nuestra meta original.

En segundo lugar, valdría mucho la pena que pensemos el porqué nos fijamos un objetivo muy alto, y porqué nos hace sentir mal el no alcanzarlo en el intento.  Muy probablemente descubramos que se debe a que queremos dar a los demás una imagen triunfadora, o tal vez a que por alguna fijación del pasado tengamos la necesidad de demostrarle a alguien que somos capaces de hacer algo “importante”.  Es cierto que eso sucede con la gente que se esmera en alcanzar cosas grandes, pero muchas veces esa gente se esmera por el gusto de esmerarse, o tiene también sus propias deficiencias.  No es necesario que luchemos contra el universo sólo para que los demás vean que somos capaces, lo necesario es que luchemos contra nosotros mismos, contra nuestros vicios y nuestros defectos para ser cada día mejores personas, que tengamos motivos para celebrar, sin importar si lo hacemos solos o acompañados.  Lo más seguro es que al ser exitosos la gente nos quiera seguir y estar cerca, por lo que la compañía no faltará.

Por eso, considero muy útil que antes de arrancar un proyecto o simplemente de iniciar la persecución de un objetivo hagamos una reflexión de fondo: ¿Porqué quiero iniciar esto? ¿Hay alguien a quien quiera impresionar con esto?

Déjame saber tu opinión.

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.