Elevando mi confianza: ¿cuánto vale tu palabra?

Muchas veces nos sentimos tentados a proponernos metas que involucran a otras personas.  Otras veces nos interesa quedar bien y nos ofrecemos para hacer cosas que pueden ser algo complicadas, y en general, dependemos de más gente para poder lograr lo que emprendemos.

 

~ trust ~

~ confianza ~ (Photo credit: AlicePopkorn)

Y cuando la situación se complica y no podemos ser fieles a nuestra palabra, puede ser muy fácil que simplemente dejemos que el entorno nos lleve y no seamos capaces de cumplir.  Cuando de pronto nos vemos atascados y no encontramos avance, lo más fácil es rendirse.

 

¿Pero qué pasa con aquellos que esperan que cumplamos?  La cortesía general es comprender y simplemente liberarnos de la responsabilidad o la culpa.  Pero la verdad es que cada vez que fallamos nos enfrentamos con la falta de seriedad que nos hace personas “no confiables” y a las que no se nos encargarán tareas nuevamente.  ¿Es eso realmente lo que queremos?

Es entonces cuando nos comenzamos a sentir débiles, incapaces de cumplir, y claro, la gente apoya estas ideas.  Sin embargo, la solución es bastante simple, al menos en lo que respecta a decirlo: cumplir.

Cumplir nuestra palabra es algo que puede redituar en muchas y diversas formas.  De entrada nos deja libres de pendientes, pues cada una de las tareas realizadas siempre nos deja algo de espacio en la agenda para hacer otras nuevas.  Si llevamos a cabo lo que ofrecemos, como acudir a cierta hora a una cita, entonces tendremos oportunidad para hacer algo más al finalizar.

Y sin embargo, ser cumplidos genera confianza en la gente que nos rodea.  Cuando nos ofrecemos a hacerle a alguien un favor, aun cuando de inicio nos represente un costo, abonamos algo a nuestra “cuenta de confianza” con esa persona, y puede ser que en un futuro, cuando más lo lleguemos a necesitar, tengamos disponible este “crédito”.

Si se trata del trabajo o negocio, la situación es más seria.  ¿A quién no le ha pasado que un empleado o proveedor le ha quedado mal?  La verdad es que es bastante malo, ya que nos limita en cuanto a la oportunidad de crecimiento.  Si tenemos un negocio, ya sea que vendamos algún producto o servicio, es muy conveniente hacer todo lo que esté a nuestro alcance para, al menos, cumplir con las expectativas.  Y digo al menos, porque cuando se trata de una tarea del tipo “profesional”, no hay nada mejor que superar las expectativas para generar mayor negocio o credibilidad.

Así que, es importante que seamos capaces de comprender los compromisos que adquirimos, para no excedernos en nuestras capacidades y poder, siempre, cumplir con ellos.

¿Qué tanto valoras tu palabra? ¿Cumples con las expectativas que los demás tienen de tí?

Anuncios

Déjame saber tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.