¿Eres congruente?

Una de las cosas más fáciles de hacer es predicar, es decir aún cuando no hagamos eso que decimos. Un ejemplo de eso sería pedirle a los niños que se duerman temprano, pero a la vez desvelarnos y levantarnos tarde en consecuencia.  Esto tiene obvias consecuencias cuando estamos educando  menores, pero también tiene otras consecuencias…

¡Qué buena suerte!

¿Cuántas veces no nos pasa que por alguna extraña circunstancia de la vida tenemos algo de suerte y todo sale bien? Lo más común es que de pronto nos preguntemos porqué otra persona tiene esa suerte que nosotros queremos: ganan concursos, apuestan y ganan, invierten y recuperan muchas ganancias, y otras cosas así. Si lo…